top_videoteca2 VIDEOTECA   top_circulares BLOGS   top_noticias NOTICIAS   top_impresos IMPRESOS   top_contactos CONTACTO   top_enlaces2 ENLACES   top_biblioteca BIBLIOTECA   top_inicio INICIO  

postheadericon Las perlas de la Luna

Ratio:  / 0
MaloBueno 

Las perlas de la Luna

Os voy a contar una historia, de esas que podéis creer o no creer. A mí me la contó mi abuela y te puedo asegurar que ella nunca, nunca mentía.

Hacia una tarde muy fresquita y el ratoncito "Emilio Pérez" y su amiga la ratoncita "Lola Presumida", salieron de su casa y fueron hablar un ratito con su amiga la luna.

 

-Hola Luna, te veo muy apagada hoy.

-¿Cómo estas Luna? ¿Te has enfadado con el Sol?

-Hola Emilio, hola Lola.

No, ¿Qué va!, no me he enfadado con el Sol. Es que con el viento de la noche se me han caído un montón de perlas y estoy llena de agujeritos y estoy pasando mucho frío.

No sé si sabréis, que la luna está hecha de perlas. Si alguna vez la miráis y veis que tiene manchitas oscuras, es porque ahí faltan perlas.

-¡Vaya Luna!

-¡Cuánto lo sentimos!

-¿Podemos ayudarte Luna?.

Muchas gracias ratoncitos, pero como no sepáis como conseguir más perlas no sé como vais a poder ayudarme.

Entonces apareció el sol.

-Hola Luna, hola ratoncitos. ¿Qué estáis haciendo aquí? Con la noche tan fresquita que hace. Yo ya voy a recogerme es el turno de Luna.

-Estamos charlando con Luna, que dice que tiene mucho frío..

-Porque se le están cayendo las perlas.

-¿Es cierto eso Luna?, ¿Cómo puedo ayudarte?

-Como no sepas encontrar o hacer perlas, no vas a poder ayudarme, amigo Sol.

-Pues tendremos que encontrar una solución; estos ratoncitos seguro que nos ayudan.

-Claro que sí, seguro que encontramos alguna solución.

-Lo que sí puedo hacer por ti ahora mismo es darte un buen achuchón para que entres en calor y así aguantar toda la noche calentita.

Los ratoncitos volvieron a sus casas muy preocupados por Luna. Si Luna perdía todas sus perlas, la noche se quedaría muy oscura y a Emilio y Lola no les gustaba la oscuridad.

Pasaron toda la noche pensando y el día siguiente pensando todavía más. Estaban agotados de pensar tanto. Caminaban pensativos cuando de repente Lola y Emilio tienen una idea.

-Lola que te parece si recogemos los dientes que se les caen a los niños y convertirlos en perlas para Luna.

-Yo conozco un hada que con su varita mágica y un hechizo nos puede ayudar.

-Pues vamos a verla, ¿Pero donde vive esa hada?

-Vive en el mundo de las hadas y los duendes, para poder llamarla, tenemos que gritar muy fuerte.

"Hada de los dientes",

"Hada de los dientes"

Corre y ven, que queremos verte.

Aparece el hada de los dientes.

- Hola hada de los dientes, somos Emilio y Lola queremos pedirte ayuda.

-Hola Emilio y Lola, ¿decidme en que puedo ayudaros? Será un placer.

-Mira hada, Luna está muy triste y tiene mucho frío, es que ha perdido sus perlas, y necesita tapar sus agujeritos para no pasar frío por las noches, ya que cuando se levanta un poquito de viento, este se lleva sus perlas.

-Hemos pensado que como tú eres el hada de los dientes y eres mágica, a lo mejor podrías convertir los dientes que se le caen a los niños en perlas para nuestra amiga Luna.

-Me parece una idea genial pero os aviso, solo puedo convertir los dientes blancos y cuidados, que no hayan comido muchas chuches y que sean cepillados todos los días.

-Nosotros te ayudaremos, recogeremos los dientes de los niños y niñas, mientras están dormidos, ¿Qué te parece hada?

-¡Que alegría me dais! Pero no olvidéis que cuando recojáis los dientes debéis de dejar unas monedas como recompensa.

-Hada, de donde vamos a sacar las monedas para la recompensa.

-Muy fácil, los días que hace mucho calor, es porque nuestro amigo el Sol está fabricando monedas, para poder dejarlas como recompensa por las noches, en las almohadas de los niños y niñas que se les ha caído un diente.

Nuestros ratoncitos fueron a ver al Sol y le explicaron la idea que habían tenido y como el hada los iba a ayudar. El Sol les dio un saquito cargado de monedas, para que esa misma noche empezaran a recoger dientes.

Emilio y Lola empezaron su trabajo, decidieron ir primero a casa de María, una niña que siempre cepillaba sus dientes. Estaba ya dormida pero bajo su almohada había un diente muy blanquito, el más bonito que jamás habían visto, lo cogieron y dejaron unas monedas como recompensa por su diente tan blanquito y siguieron recogiendo dientes durante toda la noche.

Llegó la mañana y maría despertó y bajo su almohada su moneda encontró.

Los ratones una vez finalizada la recogida de dientes, fueron a ver al hada.

Hada aquí te traemos estos dientes tan blanquito, aunque hay algunos con agujeritos.

-¡Huy, huy, huy....! ¡Qué dientes tan blanquitos! ¡Vamos a empezar con el hechizo!

¡Tatachín, tatachán!

Estos dientes en perlas se convertirán,

Y a la Luna abrigaran.

Y desde ese día Emilio y Lola trabajan muy duro junto con el hada de los dientes para convertir los dientes en perlas para la luna.

Y cada 29 días entregan las perlas a la Luna, que los recompensa con una de sus mejores sonrisas llenas, y Sol se pone muy contento y hace muchas monedas para que Emilio y Lola las cambien por dientes de leche.

Así que ya sabéis niños y niñas, hay que cuidar muy bien a los dientes mientras más blanquitos estén, mas monedas tendréis, ¿Y quién sabe? Quizás esa perla que brilla más en la luna, sea tu diente de leche.

FIN.

Autoras:

Mª del Pilar Martínez

Ana Belén Ocaña.

Escribir un comentario

jevent-leyenda

pdf_ico Calendario 2014-15

logo twiiter sigueme

logo mochilaViajera small

logo viaje

logo_mayoralasTV

logo_sabiasQue

logo_trucosFamilias

logo_paseninfo

logo_delgadofamilia

biblio_Blog1

logo_revista

logo_conocerepilepsia

logo escueladefamilias

facebook_ense_publica

federico_garcia_lorca

logo_yoestudieenlapublica

logo_tele

 

logo_gancho

logo-pakapaka

logo_buscadorcentros

logo_plumilla

zonaescolar_bot1

logo_aula_matinal logo_comedor

boton_portaldocente

 logo_noticiasrss

 

logo_consejoescolar